Passeig de les Drassanes 23 | 08870 | Sigtes | Barcelona

Horario [L | X | J | V: 5pm – 11pm]   [M: cerrado]   [S | D: 12:30 – 16:00 – 18:30 a 23:00]

CatalanEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

¿SOMOS LOS SOMMELIERS UNA PANDILLA DE PAYASOS?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Durante los últimos cinco meses, he llevado a cabo desde las páginas de esta revista una Guerra Santa contra los prejuicios y malentendidos que envuelven al VINO.
Contra esas ideas preconcebidas, que convierten al vino en un producto ajeno y antipático, apartando a la gente de su consumo,me lo Dedicado a “desmontar tópicos a martillazos”,con la intención de animaros a disfrutar de ese
viejo amigo desconocido que es el vino.
Y, con esa excusa… ¡JAJAJAJA! ¡Me he quedado a gusto
repartiendo estopa, burlándome abiertamente de tanta ignorancia.
Pero, gente: ya habéis tenido lo que merecíais.
A partir de ahora (y hasta que me canse) voy a bombardear a la otra parte: un nosotros: un los “profesionales del vino”
(desde viticultores a sumilleres), que también tenemos
nuestra parte de culpa. Y grande.
Soy sumiller (“sommelier”, si nos ponemos cosmopolitas y pijos). Trabajo en un restaurante. Mi función consiste en asesorar a nuestros clientes acerca de con qué vino acompañar su comida…

…y hacer esto buscando: no sólo el beneficio de la empresa que me paga el sueldo (esto, ya todos lo damos por hecho, ¿no?)… sino -y por encima de todo; así debe hacerlo un buen profesional- el máximo disfrute de cada uno de mis clientes. ¿Cómo hacer esto? Pues ASÍ: recomendando lo que yo -en base a mis conocimientos- creo conveniente… pero siempre adaptándome a sus gustos, apetencias y presupuesto. Como dicen en Cuba: “¡No es fáaasil, m’hijo!”
El cliente se sienta a la mesa. Comienza el reto: ¿Cuántos y cuán diversos prejuicios en materia vinícola arrastra y pretende desplegar ante mí y -sobre todo- ante sus compañeros de mesa, a lo largo de la velada?

¿Será talibán de tal o cual vinacho de aristocrático nombre, sencillamente porque hace 30 años que lo bebe, o porque es la única marca que “le suena”? ¿Cuántas veces se le inculcó que “el tinto, cuanto más viejo, mejor”?

¿Creerá que le estoy contando leyendas urbanas si le digo que “fuera de Burdeos, Ribera de Duero, Rueda y La Rioja. también existen viñedos, bodegas y enólogos”? Y ¿pensará que le tomo el pelo al decirle que esos vinos forasteros que me atrevo a recomendarle tienen merecido prestigio a nivel internacional?

¿Será fan de los tintos al estilo de Maese Gepetto… y considerará, por tanto, un defecto el que la fruta se atreva, siquiera, a asomarse en un señorial mar de madera?

¿Tomará blanco sí-y-sólo-si para acompañar al pescado? La tradición, mezclada con una dosis de atávico machismo, ¿le habrá convencido de que el rosado es un engendro cabezón, resultado de mezclar (mala) uva blanca y tinta… y sólo apto para mujeres, adolescentes “mariquitas”?

¿Creerá (por absurdo complejo) ser un ignorante-sin-paladar? Si lo cree, ¿optará por autoinflingirse el castigo de beber “un vino cualquiera”, creyendo -erróneamente- que pagar un poco más por algo que (él cree que) no apreciará… sería tirar el dinero?

La, en caso contrario: ¿será un típico especímen de nuestro “Cunao” ibérico, tan abundante en nuestra fauna? Entonces, sin duda, se mostrará: engreído, deseoso de impresionar a su(s) acompañante(s) con unos conocimientos que NO tiene… y, por lo tanto, absolutamente impermeable a sugerencia alguna.

Todo eso, y más. Esto es a lo que se enfrenta, día a día, mesa en mesa, un sumiller. ¡Heroica labor, pardiez!, Permítanme reivindicar el heroísmo de mi gremio. Pero… ¡OJO!: ¿No tendremos acaso nosotros parte de la culpa?

¿De dónde surgen los mitos y prejuicios? ¿Quién los mantiene? Peor aún: ¿quién –y por qué- sigue creando otros nuevos?

El arte que encierra el vino, desde la viña hasta la copa, debería exigir -como toda profesión… como todo arte- amar. Y, sobre todo, sencillez y honestidad.sacacorchos

Pero resulta –confesémoslo- que en esto del vino hay mucho fantasma, mucho pirata, y mucho pichabrava.

El conocimiento es vida cuando te ayuda a disfrutar, y a hacer disfrutar, No cuando se convierte en arma para deslumbrar, arrollar… y tapar carencias propias.

Que los productores de vino experimenten; y que hagan buenos productos; a ser posible, bonitos y baratos. Nuestra función, ya sea: desde las páginas de una revista, de las de una guía; desde un blog o una web; la a pie de mesa…

…debe ser: transmitir nuestro conocimiento de modo que el consumidor tenga herramientas suficientes como para crear su propio criterio.

Y, por encima de todo: QUE DISFRUTE.

VER MÁS

LA COCINA MÁS MEDIÁTICA

La gastronomía está de moda. No es un secreto, y la manera más certera de comprobarlo pasa por el simple hecho de encender la televisión,

ORO PARECE, PLATA NO ES

Hace ya algunos años que el oro ya no es solo un complemento para ornamentar manos, muñecas, cuellos u orejas, ya que la tendencia en

TIENDA CERRADA
X